Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

lunes, agosto 31, 2009

, , , , , , , , , , ,

HÉROES MEXICANOS AL RESCATE DE LA LECTURA

Share

La Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura, A. C. tiene como objetivo fundamental la formación de lectores, crear el gusto por la lectura, alentar al lector ocasional y fortalecer al lector habitual a través de sus distintos programas. Son numerosas las casas editoriales, librerías y bibliotecas las involucradas en semejante esfuerzo que otros, como este espacio, hacemos desde nuestra trinchera y a nuestro leal saber y entender, aparentemente de manera aislada.
Próximamente las editoriales hermanas Santillana y Alfaguara presentarán el libro cuya publicidad acompaña este artículo. En el afán de promover la lectura, ¡los héroes populares mexicanos se unen al esfuerzo! Si quiere enterarse más y participar activamente, no deje de asistir a la presentación ni de seeguir las campañas de la Fundación, como la vigente intitulada "Ten tu cambio" que consiste en ayudar económicamente a los lectores que compran dos títulos de cualquiera de las editoriales involucradas, "regalándoles" otros dos títulos por sendos diez pesos.
En realidad se trata de una ayuda mutua. El lector apoya a las casas editoras, las librerías, y éstas apoyan su interés por la lectura facilitándole la adquisisión de títulos que de otra forma afectarían su bolsillo.
Nos parece que estas estrategias son dignas de tomarse en cuenta en países como nuestro querido México, donde los índices de lectura se han vuelto alarmantemente bajos, poniendo en entredicho la calidad "intelectual" de su ciudadanía, la que incluso ve con "buenos ojos" quedar expuesta y ridiculizada en programas de televisión como "Todo mundo cree que sabe (más que un niño de primaria)" y que transmite los sábados por la noche el Canal 2 de Televisa.
Este programa, bajo la conducción de Marco Antonio Regil y la intervención no suficientemente aclarada de la secretaria del sindicato de maestros (SNTE), la profesora Elba Esther Gordillo, produce en el televidente crítico pena ajena cuando no incluso propia. Y está bien que lo provoque, pero no a costa de una premisa falsa. Una falsa premisa que parte de la confusión conceptual entre SABER y CONOCER, entre INFORMACIÓN y FORMACIÓN.
Es claro y casi natural que en la mayoría de los casos, y a contracorriente del dicho "lo que bien se aprende no se olvida", los adultos fallen en preguntas de conocimientos generales como las que se formulan en este programa, simplemente por el transcurso del tiempo. El niño tiene fresca la información recientemente imbuida en la escuela, mientras que el adulto ha de recurrir a la memoria de largo plazo. Que un niño conteste correctamente más preguntas que un adulto no significa que sepa más que aquel, como tampoco que el adulto se comporte de determinada manera implica que su formación esté más acabada que la de un párbulo.
Como entretenimiento, el juego televisivo es divertido. Como instrumento de recordación de datos generales es un buen elemento instruccional. Pero en contraste con la realidad, con los altos índices de profesores reprobados en los exámenes de evaluación para acceder a plazas laborales en las escuelas, con las calificaciones obtenidas por la mayoría de los estudiantes en certámenes internacionales, el programa cae en la categoría de esfuerzos incongruentes y jamás podrá aspirar a más, por mucho que lo quiera su producción, la empresa, la señora Gordillo y el sistema educativo en su totalidad.
Quizá deberíamos comenzar a pedir el auxilio de los héroes populares, más que de los próceres nacionales bastante vapuleados (por los pretenciosos deseos de escritores, historiadores y periodistas de humanizarlos en novelas, libros de texto y reportajes). Hacer como en los años cuarenta y en los años setenta, cuando los cómics adquirieron relevancia como fuertes medios de difusión del conocimiento y de formación en los valores, en vez de arrinconarlos como ha sucedido al plano de la estimulación mórbida del pasquín y la fotonovela pornográficos, o de las historietas violentas hasta en el formato y el colorido.
En vez de forzar la lectura, se ha de lubricar. Eso, a nuestro entender, es lo que trata y en cierto modo logra la Fundación para el Fomento de la Lectura, pero hace falta más para conseguir el compromiso de una población que apenas si se entera de las campañas, precisamente por que no lee como antes (conste que no afirmé "que no lee").

0 comentarios. Click aquí para comentar.: