Copyrights @ Journal 2014 - Designed By Templateism - SEO Plugin by MyBloggerLab

miércoles, marzo 01, 2017

, ,

La la Land y... ¿qué más?

Share

HOY VI, a toro pasado, la cinta "consagrada" en los Globos de Oro de este 2017 y multinominada y polémica (por el incidente al final de los óscares, que no "oscars" como insistieron en decir los grises conductores de TVAzteca, respetando la pronunciación en inglés) La La Land.

Me ha parecido que es un filme sobrevaluado, aun notando a todas luces el evidente e intencional afán por hacer del filme un homenaje chabacano al cine musical hollywoodense (del cual me declaro fanático desde siempre) y como bien declaró el equipo de filmación, comenzando por el director Damian Chazelle, quien se excedió de amable al comparar a los protagonistas, Emma Stone y Ryan Gosling ni más ni menos que con Fred Astair y Ginger Rogers. Sí, su trabajo es encomiable por el esfuerzo puesto en la construcción de sus personajes, pero ni si quiera son comparables. Sus bailes son guangos y deslucidos como sus actuaciones y el conjunto de las coreografías; pero, seguro más de uno perdonará esta ligereza de exigencia poco frecuente en el cine de EE.UU. Y el guión... De no ser por los números musicales, sencillamente brillaría por su ausencia.

Quizá las nuevas generaciones se conformen, ya que no tienen mucho punto de comparación y referencia, a menos que revisen y disfruten los filmes musicales previos, como tuvo cuidado de hacer la editora y guionista (por mí desconocida) Sara Preciado, quien tuvo a bien publicar el video que acompaña estos apuntes. Y tal vez eso mismo explique el éxito en taquilla, lo que no es despreciable, sino todo lo contrario.

Por supuesto que comprendo que cada época tiene sus gustos y expectativas, y que cada creador tiene derecho a incluir en su obra sus influencias, filias y fobias, y en esto se rompen géneros. No esperaba ni espero que el cine musical nuevo, de retomarse, siga la escuela de los cuarentas y cincuentas, o la de los setentas y ochentas. Pero dudo que La La Land, musical, actoral y cinematográficamente consiga hacer escuela como aquellas. Tampoco puedo aseverar que sea su intención, como tal vez solo se trate de un honesto, respetable y personal regodeo del director en sus predilecciones Sí, será muy mentada y ya quedó inscrita en los anales de la cinematografía mundial, pero también están en esa historia auténticos bodrios memorables precisamente por serlo.

En mi labor de ser lo más objetivo posible, por supuesto que me alegra que una obra consiga el triunfo, independientemente de su factura; pero, ello no obsta para que conste que, al menos en mi apreciación, exponga lo que resulta tanto poco atractivo como lo que es un acierto.

Dado el tema: una actriz que se enamora de un músico, ambos en el camino de realizar sus sueños artísticos y existenciales, no puede esperarse que aporte mucho más que, por ejemplo, Están tocando nuestra canción u otras obras de Broadway o eruopeas llevadas a la pantalla grande, salvo que, en esta propuesta, la víctima del sacrificio para realizar los sueños de desarrollo es el mismo amor.

Concedo que tiene momentos brillantes, sobre todo algunos extractos fotográficos, por la calidad con que consigue la remembranza de obras previas, no todas musicales, como las que bien ennumeraron el Huffington Post y otros medios, pero quizá ese marcado interés en rememorar tantos filmes haciendo de la película una especie de documental sin serlo, un collage honorífico, una colección de recortes de bailables o escenas dialogadas (como esa en que la pareja discute luego que el músico consigue un trabajo estable, y que recuerda , es lo que la debilita en tanto producto fílmico. O quizás, haciendo oído a sus admiradores, sea lo que la justifique como documento al estilo de apostilla a aquel entrañable Érase una vez en Hollywood en sus dos partes de 1974 y 1976.

En tanto filme, si hago caso omiso a las referencias a obras previas, desde las primeras escenas arranca floja, dibujando una trama sosa que difícilmente consigue sostenerse a lo largo de toda la obra. Y, confieso tristemente, poco después de la mitad, a pesar de mi interés, afán y ejercicio profesional y de cinéfilo por mantenerme alerta y seguir cada cuadro, escena y secuencia, no obstante su ritmo adecuado, la película me perdió como espectador y ¡hasta me quedé dormido!,sin que pudiera achacarlo a cansancio o desvelo.

A pocas horas de ver la película, cuando escribo estas líneas, escarbo en mi memoria y no hallo ni rastro de las melodías, ni siquiera del tema principal; aunque, sí recuerdo que se repitió con insistencia. Las piezas de jazz, brillantes, sí rebasaron y dieron vida al filme, lo salvaron, como algunos de los decorados (dos o tres memorables) y la fotografía.

Empero lo dicho, quienes quedaron fascinados por la cinta me dirán que su valor no radica en su propuesta musical o incluso en su fotografía, sino justo en la rememoración y la paráfrasis de algunas obras maestras del pasado, algunas mencionadas en el argumento o recreadas como Casablanca, Los paraguas de Cherburgo, Rebelde sin causa, Cantando bajo la lluvia, Un americano en París, Mi bella dama, Funny face, y un largo etcétera, y ¡esa discrepancia sí la compro! Comulgo con quienes piensan que detrás del fulgor y el colorido de La La Land se esconde cínicamente la visión reflexiva y crítica de que ni sueños ni relaciones interpersonales tienen valor en sí como en cambio lo tienen la perseverancia y la fe en lo que uno es capaz, algo fácil de decir pero que, en la cruda realidad, no siempre podemos llevarlo a efecto por distintas causas. Entonces, el filme, disfraza una verdad amarga con el oropel de lo naif de antaño, ¿para hacer más digerible el reto de vivir y ser?

La clave para comprender el verdadero peso específico de La La Land descansa en el diálogo del personaje del guitarrista Keith, intepretado por el actor y pianista John Legend:
Lo sé. Es diferente. Pero, dices que quieres salvar al Jazz. ¿Cómo vas a salvarlo si nadie lo escucha? El Jazz está muriendo por gente como tú. Tú tocas para personas de 90 años en "The Lighthouse Cafe". ¿Dónde están los chicos? ¿Los jóvenes? Sigues obsesionado con Kenny Clarke y Thelonious Monk. Fueron revolucionarios. ¿Cómo vas a ser revolucionario si eres tan tradicionalista? Te aferras al pasado, pero el jazz es cosa del futuro.
El mismo Legend abunda en el significado de esta explicación:
Estoy de acuerdo con el discurso de Keith en el sentido de que todos los "grandes" de la música o cualquier forma de arte han hecho algo para innovar en la forma de arte, en lugar de replicar lo que ya sucedió antes. Tanto como usted puede ser influenciado por el pasado o tener héroes del pasado, es importante llevar eso adelante y crear algo nuevo. Cualquier artista que ha tenido éxito, no importa cuánto haya sido influenciado por otros artistas, hace algo innovador.
La La Land no pretende ser innovadora, pero tampoco, y esto es lo importante, se dedica a replicar por mero solaz memorables momentos y extractos de escenas de filmes del pasado. En esto se asemeja a La rosa púrpura del Cairo, Días de radio o Todos dicen que te amo de Woody Allen, o Ginger y Fred de Federico Fellini y otras motivadas por la misma nostalgia.

En resumen, a diferencia de los musicales fílmicos anteriores, este no dejó huella en mi alma en tanto tal. No me movió los pies de forma involuntaria. No me provocó sonreír con la posibilidad de que la vida es un sueño en plena realización. No me transporto siquiera, a pesar de proponerlo con sus referencias, a experimentar nostalgia por un cine que ya no volverá a menos que se reinvente de manera radical. Pero sí me introdujo en una visión crítica del optimismo chauvinista como el que justo ahora experimentan los estadounidenses en su presidente o nosotros los mexicanos en las reacciones a las ocurrencias de Donald Trump.


La La Land - Movie References from Sara Preciado on Vimeo.

0 comentarios. Click aquí para comentar.: